Home / Material / Wrightsock Coolmesh II: Doble Capa, Transpirables, Ligeros y Muy Suaves

Wrightsock Coolmesh II: Doble Capa, Transpirables, Ligeros y Muy Suaves

Share on Facebook62Tweet about this on TwitterShare on Google+0Pin on Pinterest0

Wrightsock es una empresa que ha llevado hasta el extremo lo de ser de nicho ya que no sólo se ha especializado en calcetines sino que lo ha hecho centrándose en los de doble capa.

Hay muchos calcetines de doble capa y, aunque los hay que funcionan muy bien, hasta ahora, de los que he probado, los que mejor han conseguido implementar este sistema han sido estos americanos de Wrightsock.

Aunque esta empresa americana no tenga tanta visibilidad o nombre como otras marcas deportivas, seguro que si preguntáis a los corredores habituados a correr largas distancias (en asfalto o trail running) os hablaran de ellos y, casi seguro, os contarán maravillas.

20160611 - Wrightsock Coolmesh II - Puestos Altura

Ya conocía algunos de sus modelos porque hace tiempo estuve probando los Running Low Quarter y los Coolmesh (en versión Tab y Quarter) así que, al hacer esta prueba de los Coolmesh II he podido ver cómo han evolucionado, manteniendo intactos sus principios básicos, que son los que han hecho tan queridos a estos calcetines:

  • Muy buena gestión de la humedad y de la temperatura. A pesar de verlos algo gruesos, transpiran muy bien y no empapan tanto como parece.
  • Menos rozamiento ya que se produce entre las dos capas, no contra nuestra piel.
  • Muy buena unión entre ambas capas. Algo básico porque, si no, en cuanto los lavas, quedan descolocados y ya no hay forma de volver a ponérselos a gusto.

A partir de esas líneas generales, han ido desarrollando diferentes modelos según las disciplinas para las que están pensados, con mayor o menor grosor, con diferentes alturas, … tratando de cubrir todos los posibles usos.

Los Wrightsock Coolmesh II al detalle:

20160611 - Wrightsock Coolmesh II - Elástico

En el caso de los Coolmesh II, tenemos lo que podríamos considerar un “calcetín para todo”, uno de esos que te puedes poner para correr corto y rápido en asfalto, para tiradas largas de trail running, … incluso para andar con ellos.

Las dos capas tiene los tres mismos “ingredientes” en su composición, Poliéster Dri-Wright II, nylon y lycra pero varía su porcentaje ligeramente ya que en la interiores de 70%, 26% y 4% mientras que en la exteriores de 71%, 24%, 5% respectivamente.

El Dri-Wright II es una fibra derivada del poliéster que se ha desarrollado buscando la máxima transpirabilidad posible y que sea de secado rápido para tratar de que la humedad salga lo más rápido posible de nuestra piel y se vaya a la parte exterior para ser evaporada. Sin una fibra así, un calcetín de doble capa está condenado al fracaso porque se te queda el pie encharcado.

El tacto es muy suave, sobre todo por el interior, donde tiene una capa totalmente diáfana. Únicamente rompe la monotonía la costura que queda encima de los dedos y que sujeta ambas capas.

La capa exterior tiene varios entramados que priman el ajuste o transpirabilidad según la zona. Me ha resultado curiosa la zona que simula unas columnillas o franjas longitudinales porque, si nos fijamos bien, está en la zona media del empeine por la parte superior y, luego, en la planta, salvo en la zona media, donde el tejido cambia por uno un poco más tupido y elástico, similar al que vemos en la caña para sujetar el calcetín. El resto del empeine es de un entramado punteado muy transpirable que deja pasar muy bien el aire para que no se cueza el pie.

20160611 - Wrightsock Coolmesh II - Tejidos

El calcetín no aprieta nada de nada, queda muy suelto, aunque va perfectamente en su sitio y, aunque se nota cierto grosor, es por la doble capa, no porque cada una de ellas sea gruesa en sí misma. Lo principal es que, a pesar de sentir ese mullidito, no se pierden las sensaciones que transmite la zapatilla, ni en la parte superior ni en la inferior porque es algo francamente molesto y que, a la larga, acaba siendo peor, por más que a algunos les guste llevar el pie encima de una gran capa de rizado.

El confort es francamente alto y, como calcetín de entrenamiento o de competición a ritmos medios / bajos, no tiene precio pero, si estamos pensando en calzarnos unas zapatillas voladoras o hacer descensos vertiginosos en los que vamos a clavar las zapatillas sin permitir ni un milímetro de deslizamiento, quizá me replantearía los Coolmesh II. Probablemente sea por la sensación que transmite la doble capa y por ese ajuste tan laxo, pero a la hora de hacer el cafre, parece que uno se siente algo más seguro con unos calcetines más finitos y que te permitan sentir más el interior de la zapatilla, casi como si fuera el pie desnudo. Insisto, es una percepción y sólo pensando en zapatillas de las que van muy ajustadas porque, para grandes tiradas, son comodísimos.

Los he estado usando con un calor y humedad infernal y nunca he sentido recalentamiento del pie, ni siquiera en la planta del pie y, las veces que he corrido con ellos con lluvia o cuando los he metido en charcos, se han portado muy dignamente así que no puedo sino corroborar lo que le he oído y leído a otros habituales de los Coolmesh II: son unos calcetines ideales para las largas distancias. Si hay agua, prefiero cosas más finitas, pero es mera preferencia personal, eso no quiere decir que sea ni mejor ni peor.

En lo que sí que le daría un tironcete de orejas a los Coolmesh II es en la durabilidad porque siguen adoleciendo de algo que ya le critiqué en la primera versión: se enganchan con bastante facilidad y no llevan demasiado bien el roce. En el segundo uso que les he hecho a los de esta prueba ya tenía un par de hilillos amenazando con deshilachado (sin haber hecho ninguna burrada por el monte con ellos).

20160611 - Wrightsock Coolmesh II - Deshilachado

La altura, ideal este medium que veis en la prueba a fondo, que queda unos cinco centímetros por encima del tobillo, lo justo para evitar que entre fácilmente la arena o piedrecillas. Está también en alturas tobillero con pestaña, bajo, medio y quarter.

En cuanto al tallaje, cuatro opciones y, dado lo fácil que ceden, en caso de estar dudando entre dos, recomiendo coger la más pequeña.

Por último, el colorido que, si bien era algo escasito en sus inicios, ahora se ha ampliado muchísimo y lo podéis elegir hasta en 18 combinaciones de colores según aparece ahora mismo en la web del distribuidor.

Así que, señores, ya no hay excusa para no probar qué tal va eso de la doble capa. Si no la habéis probado nunca, no lo dudéis y echarle un tiendo a los Coolmesh II y, si la conocéis y habéis dejado de usarla porque p. ej. se deslizaban las capas, probad estos de Wrightsock porque probablemente os hagan ver esta tecnología desde una perspectiva muy diferente.

Sobre Wrighsocks:

Para conocer más sobre Wrightsock podéis visitar su página web (http://www.wrightsock.co.uk) o, mejor aún, acudir a Pies Cómodos, su distribuidor en España, bien en su web (http://www.piescomodos.com) o en su página en Facebook (https://www.facebook.com/PiesComodosDanzarin).

20160611 - Wrightsock Coolmesh II - Logo Wrightsock

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *